Blog

LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA EN LA PRIMERA INFANCIA

No hay duda que la actividad siempre trae beneficios para la salud. Realizar una actividad física de forma regular previene enfermedades, disminuye el estrés, que por estos días puede estar presente en nuestros niños y niñas, aumenta la autoestima, favorece la concentración, creatividad y la salud mental.

En la actualidad realizar actividad física puede resultar un poco incómodo, pues no se cuenta con el espacio o el tiempo disponible para ello; sin embargo, para la edad en la que se encuentran nuestros niños y niñas se convierte en una prioridad para continuar con el habito y alejarnos un poco de las pantallas y medios audiovisuales, protagonistas hoy en nuestras vidas.

Según expertos en actividad física, no hay ningún deporte mejor que otro, se trata más de un tema de gusto para que más que una practica se desarrolle un habito o estilo de vida. Ahora bien, existen tres modalidades de ejercicio:

Aeróbico: consiste en la realización de movimientos repetidos que implican varias agrupaciones musculares. Bailar, correr y el ciclismo son ejemplos de este grupo.

Fuerza: ejercicios en los que se lleva al límite la capacidad muscular, obligando al cuerpo a adaptarse a la nueva situación de sobrecarga. Llevar la mochila del colegio o cargar a un compañero en la espalda son ejemplos de este grupo.

Crecimiento óseo: ejercicios que suponen fortalecimiento del hueso por medio de tracción o impacto repetido; en ocasiones estas actividades también contienen una parte aeróbica. Ejemplos de este grupo son deportes de pelota.

Cada tipo de ejercicio tiene beneficios y ninguno debe ser desatendido. Existe una pirámide del ejercicio que relaciona las diferentes actividades con el tiempo semanal que se debe dedicar a cada una de ellas.

Pero, cómo saber ¿cuál es el ejercicio más apropiado para la edad de mis hijos?

Haya actividades físicas que van de acuerdo a la edad y posibilidad de movimiento que se tiene en cada etapa de la vida, por ejemplo:

Bebes de 0 a 1 año de edad: En esta edad se esta explorando a través de los sentidos, por ello, es necesario centrarnos en la actividad física a través de la estimulación adecuada que contempla todos los sentidos; en esta, el movimiento se centra en la movilidad de los miembros superiores e inferiores, fortalecimiento de la columna y cabeza, a través de actividades como:  buscar y coger objetos, girar la cabeza hacia los estímulos, tirar, empujar y jugar con otras personas, patear, gatear, ponerse de pie, arrastrarse y andar.

Niños y niñas de 1 a 5 años: En estas edades se recomienda que los niños y niñas estén físicamente activos por al menos tres horas, no necesariamente estas tres horas son seguidas, se puede repartir en varias actividades durante e día.  Al referirme a actividad física se puede optar por realizar actividades como: caminar, subir y bajar las escaleras, andar en bicicleta, patineta o patines, correr; puede ser a través de juegos como escondidas, congelados, entre otros, saltar; para muchas de estas actividades no se requiere tener un espacio amplio o un parque, basta con tener el tiempo y las ganas para que a través del juego nuestros niños y niñas quemen energía.

A partir de los 5 años, se sugiere realizar una actividad física un poco más intensa al menos por una hora continua, así como iniciar la práctica de un deporte estructurado que sea de su preferencia.

Recordemos que los niños y niñas actúan de acuerdo a las costumbres, normas y ejemplo que los adultos que estamos a su lado les brindamos, por ello:

  1. Utilice el juego como estrategia, ¿a qué niño no le gusta jugar?
  2. Planifique las actividades a través de un horario que le permita al niño adecuar sus hábitos y así cumplir las tareas designadas.
  3. Motive a través del ejemplo, permítase compartir tiempo para realizar actividades físicas y divertidas en familia.
  4. No olvide a la importancia de hidratarse antes, durante y después de la actividad física.
  5. No limite las posibilidades de movimiento, esta bien caerse de vez en cuando, esto hará que nuestros niños y niñas activen su instinto de protección y descubran nuevas formas de movimiento.
  6. Premie sus esfuerzos, recuerden que el material de “Board of Duties”, les permitirá premiar los logros de su hijo o hija y no castigar los fracasos.
  7. Limite los tiempos de exposición de su hijo o hija frente a la pantalla, de ser posible que se conecten solo para las clases en vivo; de lo contrario, establezca un horario para actividad física, actividades creativas como la pintura, escultura, designe una tarea u oficio, por ejemplo: organizar sus juguetes, limpiar el polvo, recoger la ropa, unir las medias o doblar su ropa; tiempo para estar en familia, conversar, jugar, cenar; motive el juego simbólico en este, los niños y niñas también activan su desarrollo motor.

Todo lo anterior permitirá sobre llevar la situación que por la pandemia actual nos ha llevado a cambiar nuestras rutinas, han sido cambios que nos han llevado a replantear las dinámicas familiares; el estrés, la preocupación económica, la incertidumbre sobre el futuro, la alteración del sueño, entre muchas otras cosas hacen que sobrellevar el día a día se vuelva una tarea más difícil; sin embargo, debemos ayudarnos y organizar un plan familiar que permita cumplir con las necesidades básicas de nuestros niños y niñas: alimentarnos bien, descansar adecuadamente, realizar actividad física, favorecer la socialización y compartir con amor en el ceno de la familia.

Ana Maria Castro

Licenciada en educación Infantíl

Especialista en gerencia educativa

Mamá de Matias y Mariana