Blog

Importancia de la suplementación con micronutrientes

Los micronutrientes son compuestos esenciales requeridos en pequeñas cantidades para el correcto crecimiento y desarrollo, y la producción de enzimas, hormonas y otras sustancias, también ayudan a regular el funcionamiento del sistema inmunológico y reproductivo. Las deficiencias de micronutrientes (vitaminas y minerales) son una parte importante, aunque no aislada, del más amplio y serio problema del hambre crónica y la desnutrición.

Una buena alimentación es indispensable para que niños y niñas tengan un desarrollo integral y una buena calidad de vida.

VITAMINAS. ¿QUÉ SON Y QUÉ PUEDEN HACER POR NOSOTROS? - SPAR

¿Qué son los micronutrientes?

Son compuestos esenciales (vitaminas y minerales) que se requieren en pequeñas cantidades para el correcto crecimiento y desarrollo del organismo humano. Dentro del programa generalmente se suministra Vitamina A y Sulfato Ferroso.

La vitamina A es un micronutriente imprescindible para un adecuado desarrollo físico y mental de la población infantil. Su insuficiencia agrava la desnutrición generada en esta población.

La vitamina A es un elemento imprescindible para el sistema inmunológico. Algunos estudios recientes han demostrado que ella juega un papel de suma importancia en la prevención de complicaciones debido a enfermedades, tales como las respiratorias, la tuberculosis, la diarrea y diversas infecciones, como la de los oídos.

Funciones:
Juega un papel fundamental en la visión, en la regeneración del tejido óseo y los dientes, en la reproducción y en el sistema inmunológico.

Fuentes:
Se encuentra en los alimentos de origen animal: leche, carne, huevo y en alimentos de origen vegetal: frutas y verduras de color amarillo intenso o verde oscuro como zanahoria, ahuyama, espinaca, lechuga, mango y papaya.

Las deficiencias de vitamina A ocasionan ceguera nocturna y cambios en la piel.
Compromete el sistema inmune especialmente en los menores de cinco años y aumenta el riesgo de mortalidad en caso de diarrea y sarampión.

Está asociada con la desnutrición proteica calórica, con problemas gastrointestinales, con algunas enfermedades respiratorias y puede contribuir a la presencia de anemia ferropénica.

Observaciones:
Para su absorción se requiere la presencia de grasas. Muy sensible a la oxidación por la luz; también se afecta por el calor, el aire, la acidez, y la humedad. La fritura es el proceso de cocción que más la destruye.

Su absorción es más eficaz con vitamina C, D, E, complejo B, calcio, fósforo y zinc.
Sin embargo con la cafeína, el alcohol, el aceite mineral, exceso de hierro, tabaco y rayos ultravioletas pierde su absorción.

El Hierro:

El hierro es un elemento muy importante en el transporte de oxígeno y en el proceso de respiración celular. La hemoglobina se combina con el oxígeno de los pulmones, lo libera en los tejidos y lo devuelve en forma de anhídrido carbónico a los pulmones.

Deficiencia de hierro:

Se manifiesta por anemia, en la cual los glóbulos rojos tienen un contenido reducido de hemoglobina y son pálidos, por lo cual la sangre tiene menos capacidad para transportar oxígeno.

La anemia ferropénica se manifiesta por: palidez de la piel y los tejidos, debilidad, fatiga, dolor de cabeza, sensación constante de cansancio, y baja capacidad intelectual.
Se calcula que la deficiencia de hierro en los niños y niñas de 6 a 24 meses de edad disminuye el desarrollo cerebral en 40-60%.

La anemia severa causa la muerte de las mujeres en la gestación y el parto

Se estima que la anemia en los adultos disminuye la fuerza productiva y reduce en 2% el PBI de una nación. 

Fuentes de hierro

Hay dos tipos de hierro: el que se puede encontrar en los vegetales y el hierro de origen animal. La diferencia es que el vegetal se absorbe menos que el hierro animal.

El hierro lo podemos encontrar en el hígado, las carnes rojas, las legumbres como la soja en grano y la lenteja,  son un buen alimento para prevenir anemias. Los vegetales como espinacasacelgas y vegetales verdes en general, brindan buenas cantidades de hierro. Y por supuesto que las carnes de vaca, pollo, pescado, pavo, cerdo y otras, también son buenas fuentes de este mineral.

Observaciones:
La absorción es más eficaz con vitamina C, B12, B6, ácido fólico, cobre, fósforo, calcio, ácido clorhídrico.

La carencia de hierro y la anemia afectan gravemente la vida y la productividad tanto de los adultos como de los niños y niñas. Sin embargo, se trata de problemas de salud que se pueden combatir desde distintos frentes. El consumo de suplementos de hierro y ácido fólico durante el embarazo, por ejemplo, ayuda a prevenir la anemia en la madre y los defectos graves del tubo neural en el feto, como la espina bífida y la anencefalia.

La anemia se define como un descenso en la concentración de la hemoglobina, el hematocrito o el nú- mero de células rojas por milímetro cúbico de sangre.

Algunas recomendaciones en la alimentación, para prevenir la deficiencia de hierro, incluyen la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida, y que se continúe por lo menos hasta los doce meses; para los que no reciben lactancia materna, ofrecer leches de fórmula fortificada con hierro. Para los lactantes alimentados con leche materna, que hayan sido prematuros o tienen bajo peso, se recomienda dar sulfato ferroso, según lo que se requiera. Entre los 4 y los 6 meses se recomienda iniciar con cereal infantil fortificado con hierro; a partir del sexto mes ofrecer 2 o más porciones de cereal fortificado con hierro e iniciar con alimentos ricos en vitamina C, que aumenta la absorción del hierro. De los 9 a los 12 meses deben incluirse alimentos ricos en hierro, como carnes rojas, vísceras, morcilla o pajarilla. En cuanto a vegetales, la alimentación debe incluir variedad de frutas y verduras: moras, uvas, espinacas, brócoli, acelgas y habichuelas. Se recomienda no ofrecer café, té o gaseosas que interfieran con la absorción del hierro

 

Esquema de suplementación con  Vitamina A

 

MICRONUTRIENTES POBLACIÓN ESQUEMA DE SUPLEMENTACIÓN PREVENTIVO
Vitamina A

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De 6 a 12 meses de edad

 

 

 

 

100.000 Unidades Internacionales de vitamina A, 2 veces al año cada 3 a 6 meses.
De 2 a 5 años de edad 200.000 Unidades Internacionales de vitamina A, 2 veces al año, cada 3 a 6 meses

 

 

Esquema de suplementación con hierro

 

 

Grupo de edad Forma de administración Esquema de prevención Indicaciones
Mayores de 6 meses hasta los dos años de edad 20 gotas diarias durante quince días con jugos de frutas ricas en vitamina C, no consumir el suplemento con leche, té o café. 2 mg de hierro/kg/día.

 

 

Sulfato ferroso: 20 mg/día durante 15 días, en los meses 6, 10, 14, 18 y 22 de edad.

Se inicia suplementación. Se continúa la lactancia materna y se inicia alimentación complementaria adecuada, de acuerdo con las Guías Alimentarias para la Población Colombiana.
2 hasta 12 años de edad 20 gotas diarias durante quince días, con jugo de frutas ricas en vitamina C. No consumir el suplemento con leche, té o café. 2 mg de hierro/kg/día

 

Sulfato ferroso: 20 mg/día durante 15 días, 2 veces al año durante 15 días.

Se debe suplementar a todo niño sin excepción en este grupo de edad. La suplementación debe integrarse a la desparasitación, especialmente en áreas de alto riesgo.

La formulación del albendazol (antiparasitario) y del micronutriente (sulfato ferroso y vitamina A) solo lo debe hacer el personal de salud.

Como adultos debemos garantizar el acceso de nuestros niños y niñas a los programas de suplementación con micronutrientes ya sea a través de nuestro Plan Obligatorio de Salud con la EPS o nuestra medicina prepagada.

Tomado de: Estrategia nacional prevención –control-deficiencia de micronutrientes, https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/PP/SNA/Estrategia-nacional-prevencion-control-deficiencia-micronutrientes.pdf

Paula Catalina Trujillo Maya

Enfermera

Dreams Kindergarten